//
estás leyendo...
Comunicacción

La versión original de las críticas a Carmena

Sorpresa mayúscula. Cómo las letras que encabezan los titulares de los medios de información durante estas semanas de información estival: “V.O.” Y así todo el verano, el Ayuntamiento de Madrid, no por iniciativa propia, se está convirtiendo un un nicho de noticias amarillentas impulsado por una oposición hastía y desvergonzada. Y todo con el apoyo de un PSOE al que le marcan la agenda desde Génova.

Es sorprendente que la que convirtió la radiotelevisión pública de madrid en su chiringuito particular, critique una web de contrainformación municipal. Es de un cinismo bochornoso, que los defensores de la libertad sean aquellos que la constriñen a través del impulso de oligopolios mediáticos como el de Atresmedia y Mediaset, que copan el 86% de los ingresos publicitarios. Tan catastrófico es el escenario mediático en este país, que la Asociación Nacional de Anunciantes (ana) de España y la Comisión Nacional de Mercados y Competencia han criticado en numerosas ocasiones el grado de concentración mediática mostrando su preocupación. Pero lo que no nos debe sorprender ya es que, además, el gobierno de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid hiciera ya su propia Versión Original en el pasado. Mala memoria histórica, tan necesaria para comprender el presente… en fin.

El escenario dejado por el Partido Popular y el Partido Socialista en España no es comparable con ninguno en Europa. Tal es el desaguisado, que la falta de pluralismo informativo deja a España como el país de Europa en el que la confianza de sus ciudadanos en los medios es el más bajo. Argumento más que suficiente para justificar una web que ya existe en Europa y en Estados Unidos.

No es cierto, como afirma la Asociación de la Prensa de Madrid, que la legislación tiene establecidos los cauces adecuados para ejercer el derecho de rectificación antes los medios. El proceso, tedioso e irregular, necesita de costes y tiempos que atentan contra la veracidad de los hechos y dan margen suficiente para crear una opinión pública ad-hoc. Y ahí quedará para siempre la corrección de Alfredo Urdaci sobre la sentencia de la Audiencia Nacional. Tampoco es cierto que una web de este tipo quiera sustituir a los tribunales, ni lo hace. Se trata de una herramienta municipal de rendición de cuentas, (accountability), muy común en países anglosajones. Puesto a mirarnos en espejos, pongamos uno grande.

Pero en el fondo del asunto está la fallida misión del periodismo y los medios de comunicación de proveer a la ciudadanía de información rigurosa y veraz. Esta web no hubiese sido necesaria si los medios de información se dedicaran a hacer su trabajo de servicio público, tal y como marca la Constitución. No hubiese sido necesaria si el Estado hubiera regulado suficientemente el panorama mediático y establecido los controles necesarios para el cumplimiento del artículo 20 de la sacrosanta Constitución. Los gobiernos municipales no tendrían que crear su propia web de contrainformación si los periodistas tuvieran una formación de calidad orientada al servicio público y no al mercado y si éstos gozaran de la independencia suficiente (dignidad laboral y protección frente a censuras) para servir a la ciudadanía y no a sus propios patrones. En un país ideal, V.O. no sería necesaria.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 1.941 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: