//
estás leyendo...
Oriente Próximo, Siria

Las víctimas sirias necesitan otra izquierda

Ayer nos acostábamos con una declaración de guerra de España a Siria, que en el conjunto de los países de la OTAN y sin previo aviso, ni debate ni declaraciones formales, el Reino de España apoyaba las acciones militares que EE.UU. encabezaría una vez llegado el momento. Sobran las odiosas comparaciones que no vamos a realizar con Reino Unido o el mismísimo país norteamericano. Aquí, en España, sobre todo desde la llegada de Rajoy a La Moncloa, las cosas tienen otro ritmo, se hacen de otra manera: por la puerta de atrás, sin control periodístico o parlamentario, como si se tratase de una dictadura.

La fragata Blas de Lezo, hasta hace unos días estacionada en el Puerto de Málaga y abierta al público como si de un museo de la guerra se tratase, dejaba entrever las intenciones del gobierno español de participar en el conflicto armado “por la puerta de atrás”. La situación en Oriente Próximo es de una complejidad palpable si tan solo nos fijamos en los actores, nuevos y viejos, que actúan en el complicado tablero de intereses opuestos que desde el estallido de las “primaveras árabes” ha forzado a tejer redes y estrategias conjuntas a este rompecabezas geoestratégico.

 ©Javier Díaz Muriana

©Javier Díaz Muriana

Hace un tiempo escribí un artículo analizando la situación en Siria tras el estallido de las protestas pacíficas en 2011 para el Alternative Information Center. Sin embargo, mucho ha cambiado la situación desde entonces. La batalla propagandística, la futura intervención de EE.UU., los refugiados y los ataques con armas químicas han configurado un nuevo escenario con múltiples escenarios futuros. Los ciudadanos, así como las organizaciones sociales y la izquierda en particular, deben ser conscientes de el profundo análisis que hay que realizar para tomar posiciones.

“¡Siria va, Siria vencerá!” o “¡Igualdad, Rusia responderá!”, fueron algunos de los cánticos que se escucharon en la manifestación contra la “Guerra Imperialista” convocada por organizaciones sociales ante el llamamiento de Izquierda Unida frente a la fragata Blas de Lezo en el Puerto de Málaga. Me pregunto si la “Siria que vencerá” es la Siria de los Asad o la de los rebeldes y si de verdad ansían con una respuesta bélica de Rusia ante la intervención de EE.UU. “Estamos en contra de la guerra imperialista, en contra de la guerra”, me comentaba una compañera afiliada a la organización. No le falta razón, la intervención de los EE.UU. en el conflicto desataría aún más la oleada de refugiados, la destrucción de un increíble y hermoso país ya devastado y rompería el difícil equilibrio que existen en Oriente Próximo y que mantiene una Siria unida bajo la opresión y el miedo a los Asad.

Desempolvados los carteles de “No a la Guerra”, cabe preguntarse si la izquierda se ha mantenido al margen de la Guerra de Siria estos dos años. Mientras, más de 100.000 personas han fallecido como consecuencia de la misma, 4 millones de personas han tenido que abandonar sus casas, 2 millones son refugiados y más de 1 millón de niños viven hoy en los campos de refugiados de Jordania, Líbano, Turquía o Iraq. ¿Acaso no ha habido guerra hasta ahora?, ¿O cómo la llamarían si no, conflicto internos de capitalistas vs. comunistas?

siria-celebrara-referendum-constitucion_1_1094655

Oriente Próximo lleva intervenida desde la fantástica idea de Occidente de crear mandatos para descolonizar una tierra que nunca lo estuvo. Desde entonces, con la creación posterior de Israel, los acuerdos de Camp David y el posicionamiento de muchos países árabes durante la Guerra Fría, la injerencia extrajera es una quimera que carcoma las naciones árabes. Es por ello que resulta cuando menos increíble ver de nuevo a una izquierda perdida, que argumenta muchas de sus posiciones en la lucha frontal contra un imperialismo que, pese a haberlo intentado, poco ha tenido que ver en el devenir de los acontecimientos tras las manifestaciones pacíficas que pedían más justicia social y libertad en Siria. Un país gobernado por un tirano trepa protegido por Rusia e Irán que se erigió como adalid del laicismo y el socialismo con la mano implacable de la tortura, la violencia y la muerte de la disidencia.

Es necesaria un reflexión en profundidad del posicionamiento de la izquierda política y ciudadana en este país respecto a varios escenarios en los países árabes, y preguntarse si hay que estar de lado de las víctimas o del verdugo, aunque este sea “del partido” o, como dijo Roosvelt “es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”.

En cualquier caso, se ha visto que la izquierda necesita a los Estados Unidos para reaccionar, pero las víctimas necesitan, necesariamente, otra izquierda, más comprometida con los valores de libertad, justicia e igualdad que con los esquemas mentales y argumentos de guerras pasadas.

Anuncios

Comentarios

Un comentario en “Las víctimas sirias necesitan otra izquierda

  1. Reblogueó esto en Limón en el Mármoly comentado:

    Las víctimas sirias necesitan otra izquierda

    Publicado por jdmuriana | 24/09/2013, 10:58

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 1.941 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: