//
estás leyendo...
Oriente Próximo, Palestina e Israel

El precipicio del diálogo

Que todas las “cosas negociables” están en la mesa de negociaciones es evidente, después de más de 65 años de conflicto. Que “lo negociable” sean los derechos inalienables del pueblo palestino que reconoce la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la legalidad internacional como el derecho al retorno, el derecho a la soberanía y la autodeterminación, así como otros muchos derechos, es, simplemente un atentado contra la dignidad y la legislación internacional que debería, cuanto menos, avergonzar a las partes negociadoras, en especial a la parte palestina. Es por ello que puede que se estén negociando, como ya se hizo a puerta cerrada en Washington con Arafat, elementos que comprometan una paz basada en derechos ante la claudicación de un débil Abbas.

Para mirar con cierto ojo crítico esta nueva ronda de negociaciones, creo que deberían tenerse en cuenta algunas cuestiones previas:

  • Se vuele a ofrecer una ilusión de negociaciones a partes iguales cuando en realidad se trata de una nueva “oportunidad” para Israel para sacar tajada: temporal y de claudicación sobre algunas de las reivindicaciones históricas palestinas que con cada ronda de encuentros han sufrido un plan de adelgazamiento cuantitativo y cualitativo.IMG_4772
  • El mediador, Estados Unidos, mantiene así, con la administración Bush, la misma estrategia que ha seguido desde Madrid: sustituir el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y los tribunales de justicia por los foros y encuentros internacionales de paz.
  • Las nuevas conversaciones tienden, según EE.UU. e Israel a recuperar el espíritu de Oslo pero… ¿sobre qué base de acuerdos hablamos? Aún suponiendo que desaparecieran las colonias (cosa que se hizo en Gaza y que no pocos israelíes optarían por adoptar este tipo de medida en buena parte de Cisjordania), Israel mantiene como líneas rojas el carácter exclusivamente judío del Estado, manteniendo un apartheid racial contra los palestinos del 48, la negación del derecho al retorno de los refugiados y Jerusalén como la capital unificada de Israel, tres puntos sobre los que no se hablaba en Oslo y que siempre han sido secundarios en la mesa de negociaciones, algo a lo que no deberían de renunciar los palestinos, ya que supondría el principio del final para el futuro Estado Palestino.

ultraortodoxo y militares en muro de las lamentaciones

  1. Las Presiones de Kerry para que al ANP se sentara a hablar han ido acompañadas de una reactivación del plan de financiación de la ANP, en la que participa el Cuarteto, y que prevé una contraprestación económica a las conversaciones para las escasas tierras administradas por la Autoridad Palestina. En la actualidad, la economía palestina está fuertemente intervenida, es dependiente de la ayuda exterior y el 40% de la misma depende de forma directa de EE.UU. y de la Unión Europea.
  2. La vuelta a la pax marcial en Egipto, es todo un alivio para un Israel, con muchos frentes abiertos. La declaración de guerra de EE.UU. e Israel a Siria, con los supuestos apoyos de varios países occidentales (principalmente Reino Unido y Francia), junto con Turquía, afianzará la débil posición de Bibi tras el anunciado boicot de Europa al proyecto Horizonte 2020 por su política ilegal de colonización. Pero sobre todo, este conflicto debilita las esperanzas que Hamas tenía en los Hermanos Musulmanes y afianza el control de las potencia petrolíferas como Catar o Arabia Saudí, tanto en la Franja, como con la ANP.bds-final-logo_large
  3. Colonización: El movimiento BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) avanza a ritmo acelerado en Europa. La propuesta de la UE de no contemplar las colonias israelíes en el Estado Palestino Ocupado, inquieta, y mucho, a Israel. Tanto es así que hemos visto ciertos movimientos diplomáticos y muchos nervios que han sido tapados por las negociaciones, donde Israel se encuentra más cómodo. Tal es el rápido aislamiento internacional que se está produciendo para Israel en los dos últimos años, que solo un EE.UU. , que pierde por momentos su hegemonía mundial frente a potencias emergentes, le da el respaldo que necesita
  4. La estrategia de Palestina debe ser la de trasladar su posición en Naciones Unidas, donde es un Estado, a la mesa de negociación, donde sigue siendo un territorio en disputa. La puesta en marcha de la negociación fue dura por la fuerte oposición de muchos miembros en el gobierno de Abbas, pero sobre todo de la oposición del Frente Popular y la mayoría de los palestinos y palestinas, a sentarse a hablar; y que solo un importante paquete de ayudas por para el mantenimiento de la ANP ha acallado. Sin embargo, parece dificil que la ANP deje de resucitar constantemente el proceso de Oslo y emprenda acciones legales a través de la Corte Penal Internacional, abandonando la mesa de negociaciones y entregando las llaves de Palestina a la potencia Ocupante para que cumpla con su responsabilidad

IMG_4713

  1. Hablar de reducir las colonias, de la situación de los presos, de un intercambio, cesiones, etc… no son pasos para la resolución del conflicto. Hay que empezar a hablar del modelo de Estado que palestinos e israelíes quieren de forma conjunta. Todo lo demás será conceder al factor tiempo, la ventaja que otorga a Israel.
  • El Estado israelí no quiere un estado palestino, la mejor opción sería la de unos territorios, bajo control absoluto de Israel. El emborrachamiento de poder de Israel, al que ha dado pie los EE.UU. Y Europa, fuerzan ahora la situación hasta su situación límite: la desaparición del proyecto soberano palestino por la crudeza de la colonización limitaría las posibilidades del Estado judío a integrar en un estado no-judío, a los palestinos (cristianos, musulmanes, judíos y minorías), algo a lo que no piensan renunciar buena parte de los israelíes.
  • Sin embargo, según las últimas encuestas, muchos israelíes se decantan por la opción de la creación de un Estado Palestino, sin embargo, dista mucho de los estándares soberanos y de dignidad y derechos a los que ellos están acostumbrados, al modelo que ya ha planteado el gobierno israelí: vacío de soberanía y fuertemente intervenido.

Parece ser que la única esperanza para equilibrar un poco la balanza es que la sociedad israelí se movilice, que Europa siga con el camino que ha marcado el movimiento BDS y que las guerras regionales no destapen el frágil momento en el que Israel se encuentra y que es la única grieta posible para los palestinos: la deslegitimación.

Y es precisamente de esto lo que está encima de la mesa: contemplar la verdadera cara de Israel (construyendo colonias, asesinando palestinos, negando derechos inalienables y el papel de EE.UU. en la región, con la intervención golpista en Egipto, acciones militares en Siria y el sometimiento del Estado Ocupado Palestino. Es por ello que los negociadores palestinos no deben sobrepasar el límite de los derechos, sin ellos la paz, se convertirá en un sometimiento y humillación legitimada, y eso, después de 65 años de lucha, no pueden permitírselo.

Todas las fotografías son propiedad del autor ©jdmuriana

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 1.941 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: