//
estás leyendo...
Comunicacción

“Dejad que los becarios se acerquen a mi”

Sólo un ERE de 15 trabajadores en el Granada Hoy, propiedad del mayor grupo andaluz de comunicación privado, el Grupo Joly, ha provocado que los compañeros de profesión pusieran el grito en el cielo con el incómodo tema de los becarios.

El Sindicato de Periodistas de Andalucía lo denunció públicamente cuando sus trabajadores, los que quedan, dijeron que buena parte de la estructura del diario, desmantelada a causa del ERE, había sido ocupada por becarios.

Lo triste de esta historia es que no escandaliza y que no es nada nuevo. Quizás lo uno por lo otro, o lo otro por lo primero, pero igualmente es preocupante.

No es la primera vez que becarios cubren puestos de estructura en medios de comunicación. Pero sí es la primera vez que un grupo de profesionales, trabajadores, periodistas, compañeros de profesión, denuncian el uso abusivo de becarios por parte de la empresa. ¿porqué no lo hicieron antes? ¿acaso lo han normalizado en sus estructuras periodísticas?

Lo dice que uno que fue becario, en muchos sitios y de diferentes formas, y casi siempre, de estructura. Son los llamados “puestos de estructura para becarios“: puestos que siempre ocupa un becario y sin los cuales no podría tirar adelante el medio. Esto es ilegal, impropio de un medio de comunicación que se debe a su ciudadanía y deleznable desde el punto de vista ético y moral.

Las Facultades de Periodismo siguen mandando becarios cual churros salen de la freidora a los medios con la complicidad de profesores que, a su vez, son dueños de los medios de comunicación en los que son explotados y formados (eso sí, a la fuerza). A mi me llegaron a decir: “así se demuestra si vales o no” o el recurrido “todos hemos pasado por lo mismo” y algún que otro ególatra terminaba apostillando “y mírame a mí”. Siempre encontraremos malos redactores, jefes y directores que justifiquen que “cualquier pasado fue mejor” cuando esta claro que el explotado tiende a explotar: “de aquellos polvos, estos lodos”.

No podemos permitir ni que las Facultades de Comunicación se beneficien de la mano de obra gratuita de los becarios explotándolos en condiciones laborales indignas e ilegales, ni que la Universidad ni la Junta de Andalucía que aporta algún que otro fondo para financiar vergonzosas remuneraciones económicas, no vigilen, ni denuncien, ni hagan un seguimiento y acompañamiento de las prácticas de estos alumnos en formación.

Es ahí donde los sindicatos y la buena voluntad de los profesionales de la comunicación deben actuar. Los primeros sensibilizando a los propios alumnos sobre el futuro de explotación laboral que les espera y que deben, en bloque, denunciar, si es que no quieren perpetuar esta situación para siempre. Los segundos, despertando de la normalización de la explotación a la que les ha abocado la adopción de la ideología patronal en su profesión y de la que, por regla, deben huir y comprometerse con los que serán sus compañeros de profesión si quieren que este cruel círculo de la indigencia periodística termine de una vez por todas.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 1.941 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: