//
estás leyendo...
Palestina e Israel

Jerusalén, una guerra de espacios

Encontrar alojamiento en Jerusalén no es fácil. No hay guía lonely planet que pueda con esto, o páginas a lo “idealista” que ofrezcan con facilidad y eficiencia un lugar para reposar por unos meses.

Lo primero a tener en cuenta es la división. Este y Oeste. Esta bien resistirse a éstas cuestiones y tratar con indiferencia, inocencia y curiosidad la eterna división entre la parte israelí y la parte palestina. Entre la parte judía y la parte musulmana. Una fuerte división que, desde la Ciudad Santa de forma visible, se propaga por una ciudad en la que un sinfín de “tribus” religiosas todavía persisten codo con codo con otras de raíz común, pero prácticas muy distantes. Otro día hablaré de éstos temas…

Pero lo que me atañe… y ya llevo así 14 días es –encontrar un alojamiento-. Para ello, existen tres problemas:

  • Religiosidad anuncios del tipo – tres chicas religiosas buscan compañero de piso… o me gusta llevar una vida familiar, hacer el shabat –el sábado de los judíos que se celebra desde el ocaso del viernes hasta el ocaso del sábado-, cocina kosher – no mezclar cárnicos con lácteos, no comer carne porcina y diferenciar espacios diferentes para cada tipo de producto-, son muy comunes. Esto va en serio. Distinguir donde meterse por cuestiones religiosas es un gran handicap a lidiar con él. Y en Jerusalén pueden verse escenas religiosas dignas de documental…
  • Israel por doquier mires por donde mires, las alternativas de información –tanto para la búsqueda de vivienda- como para informarte sobre lo que se mueve en la ciudad, sólo tiene unos escasos soportes palestinos. La supremacía israelí en población, infraestructuras, viviendas –muchas de las cuales son colonias de ocupación llevadas a cabo destruyendo u okupando a la fuerza viviendas de jerusalemitas palestinos- y comunicaciones, hace muy difícil encontrar un sitio en la parte palestina.

  • Altos precios la mayoría de organismos internacionales –y esto es una feria- ONGD, asociaciones locales, órganos gubernamentales y periodistas…. Se centran en Jerusalén Éste. Por una parte, la apuesta de éstos organismos internacionales y ONGD, así como algunos consulados es permanecer en el Éste como medida de presión y de reconocimiento de la ocupación israelí del Éste perteneciente a los palestinos. Por otra parte, Jerusalén es bastante pequeña y el control de las construcciones hace que la mayoría de palestinos jerusalemitas que todavía siguen viviendo en Jerusalén Éste alquilen por precios desorbitados las viviendas que sus familias (por lo normal, son casas de varias plantas pertenecientes a una familia o clan familiar), dejaron a sus familiares. Precios que van desde los 800$ a los 5000$ por apartamento. Los precios son dos: por un lado los precios normales que se hacen a los jerusalemitas palestinos, a los que, por otra parte, nadie quiere alquilarles; y por otro a los “internacionales”, cualquier otra personas que no sea de allí y que, seguro, tendrá mucha pasta porque viene trabajando para alguna ONGD u organismo internacional –especialmente éste último.
  • Las dos capitales palestinas Ramallah es, de facto, la capital palestina. Desde ahí la sede de la ANP (Autoridad Nacional Palestina), el gobierno de Fatah, administra las zonas A, algunos servicios sociales y civiles de las áreas B y no está presente en las áreas C. Ramallah, a tan solo 15 kilómetros al norte de Jerusalén, marca una frontera demasiado complaciente para el gobierno de Israel. Los habitantes de Jerusalén Éste, acribillados a impuestos sin obtener servicios sociales a cambio, están marchándose de la zona.

Las ONGD y consulados extranjeros cumplen, por otra parte, con la función de resistencia y reconocimiento de Jerusalén como capital palestina. Muchas ONGD, entre las que se encuentra ACSUR, se han movido desde Ramallah a Jerusalén para reivindicar un Éste soberano para los palestinos.

Por ello, y por la migración que los palestinos está realizando desde Jerusalén, la descomunal inflación en la vivienda por culpa de los organismos internacionales y la poco permeabilidad que producen los judíos del Oeste; no es mala idea que los palestinos dejen de ocupar el Éste y vayan a okupar el Oeste. Seguiré ésta teoría en nuevos comentarios…

PD: El otro día voy al consulado de España en Jerusalén Éste y me abre la puerta un Guardia Civil. Os juro que estuve a punto de salir corriendo…

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 1.941 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: